schedule

24.03.2022

SHARE

¿Cómo no dormirse al volante?: Trucos y Consejos por profesores de autoescuela

Ante todos estos escenarios, la pregunta que surge es ¿cómo no dormirse al volante? A continuación

Dormir es uno de los placeres más satisfactorios de la vida. El descanso es imprescindible para recuperar la energía y vital para asegurar el bienestar de nuestro organismo. No obstante, puede representar un serio problema si nos quedamos dormidos mientras estamos frente al volante.

La rutina diaria suele ser agobiante igual que las carreteras largas y monótonas. Sin olvidar otros factores que producen fatiga y somnolencia, tales como los atascos, la temperatura elevada, la iluminación deficiente en horas nocturnas y una larga lista de circunstancias.

Ante todos estos escenarios, la pregunta que surge es ¿cómo no dormirse al volante? A continuación, observarás una serie de trucos y consejos prácticos proporcionados por los mejores profesores de autoescuela. 

10 Consejos para no dormirse al volante

Un buen conductor asume con absoluta responsabilidad la tarea de conducir un vehículo. Para hacerlo, debe estar en buenas condiciones físicas. Aquí es importante destacar que la mejor manera de adquirir la destreza que necesitas frente el volante es preparándote.

Los expertos en la materia podrán ayudarte, accede a autoescuela cerca de mi para conseguir la asesoría profesional que necesitas y mereces. Conviértete en un conductor experimentado con amplios conocimientos teóricos y prácticos.

Por otra parte, debes saber que tus habilidades como conductor muchas veces no tienen nada que ver con la fatiga que se puede producir cuando conduces. La cuestión es ¿cómo evitar dormirse al volante? Mira los siguientes 10 consejos y ponlos en práctica, seguramente te ayudarán a evitar muchos dolores de cabeza.

1. Pon música y canta

Coloca música que no sea relajante, elige canciones movidas y divertidas, preferiblemente las que menos te gusten. Subir el volumen y cantar en voz alta te mantiene alerta.

2. Pide a tu copiloto que te de conversación

Cuando hacer trayectos largos se recomienda viajar acompañado. Tu copiloto puede convertirse en el aliado perfecto que necesitas para conversar. Haz que te cuente alguna historia para mantenerte despierto. 

3. Come caramelos o chicles

Comer chicles o caramelos contribuye a evitar la somnolencia. La estimulación de las papilas gustativas reduce el cansancio y favorece la capacidad de respuesta que tanto necesitas mientras conduces. Algunas personas optan por caramelos de menta.

4. Toma café o bebidas energéticas

Las bebidas energéticas o cargadas de cafeína contribuyen a activarte. Asegúrate de que ingerirlas no afecte tu concentración. Tómalas de manera equilibrada. Ten en cuenta que el exceso de este tipo de estimulantes puede alterar la atención del conductor.

5. Haz paradas técnicas cada dos horas para estirar las piernas

Nunca deberías pasar más de dos horas frente al volante. Se sugiere hacer paradas técnicas para disminuir la fatiga muscular y activar la circulación sanguínea. Realiza algunos ejercicios de estiramiento, seguramente tu cuerpo te lo agradecerá.

6. No conduzcas de noche

Quedarte dormido durante la noche es más probable. Evita en la medida de lo posible la conducción nocturna. Algunos factores suelen intervenir desfavorablemente en este proceso, como por ejemplo: la disminución de la visibilidad o la percepción limitada de los huecos o desniveles de la vía.

7. Mantén una temperatura óptima

Mantener una temperatura óptima en el interior del vehículo contribuye a incrementar la concentración. Prueba a bajar las ventanillas o enciende el sistema de climatización para que la corriente de aire te dé en el rostro.

8. Duerme bien antes de conducir

El bienestar de nuestro organismo está directamente relacionado con el tiempo de sueño de calidad. Antes de conducir, duerme bien y suficiente. La conducción es una actividad que requiere tu máxima atención.

9. No conduzcas justo antes de una comida copiosa

Alimentarte de manera excesiva antes de conducir resulta completamente contraproducente. Si comes demasiado, podrías dar lugar a fatiga, molestias digestivas o incluso afectar los reflejos que tanto precisas para una conducción segura.

10. Mantén una postura correcta

Si tienes una postura incorrecta frente al volante en poco tiempo sentirás las consecuencias: dolores cervicales, entumecimiento, una lumbalgia o malestar general en el cuerpo. Apoya la espalda en el respaldo, con los brazos extendidos y las muñecas sobre la parte superior del volante.

Flexiona los brazos y piernas para hacer las maniobras cómodamente. Ajusta los elementos que tienes a tu alrededor a medida.

No es recomendable conducir de noche para evitar el cansancio

Conducir de noche para evitar el cansancio es una práctica nada recomendable. Probablemente podrías concluir que en horas nocturnas la vía está más despejada y será mucho más rápido llegar al sitio destino.

Aunque esto podría ser cierto de alguna forma, la conducción nocturna incrementa las probabilidades de que se produzcan accidentes. Recuerda que el campo visual durante la noche se reduce considerablemente. Además, el nivel de cansancio es mayor. 

Si me duermo conduciendo y no puedo evitarlo ¿qué puedo hacer?

Seguir las recomendaciones mencionadas con anterioridad puede ser muy útil para evitar dormirse al volante. Ahora bien, cuando tenemos la sensación de que nos vamos a quedar dormidos conduciendo y no podemos evitarlo de ninguna forma, solo queda una cosa por hacer: Detenernos y descansar un poco.

Esta es una clara señal de alerta. Si conduces con sueño te expones a situaciones desagradables que afectan tu propio bienestar o el de terceros. Nunca subestimes lo que sientes, presta atención y actúa. Es mejor llegar tarde a un sitio que no llegar.

Ejemplos de accidentes por dormirse al volante

Los accidentes por dormirse al volante son más comunes de lo que parecen. Por desgracia, desconectar unos segundos puede provocar serias consecuencias. Hay una larga lista de ejemplos de accidentes.

Las colisiones menos abrumadoras son las que generan únicamente pérdidas materiales. Sin embargo, las estadísticas mundiales demuestran que muchos accidentes de coches producen desde lesiones leves hasta traumatismos tan severos que pueden incapacitar de por vida a una persona.

En el peor de los casos, la somnolencia ha causado que el conductor impacte contra otros vehículos u objetos causando la defunción de sí mismo, los acompañantes que estaban con él, los peatones o las personas que se encontraban en los otros coches que circulaban cerca.

Tu experiencia en este sitio será mejorada con el uso de cookies.
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si estás de acuerdo, haz clic en el botón Aceptar.