schedule

07.02.2022

SHARE

¿Una persona con TDAH puede sacarse el carnet de conducir?

A continuación, abordaremos este tema con la intención de aclarar la mayor cantidad de dudas que nos sean posibles. Si padeces esta condición y quieres conducir o conoces a alguien en esta situación, quédate con nosotros.

Conducir un vehículo es una tarea bastante sencilla. Generalmente, no requiere de mayores habilidades o destrezas, por lo que casi cualquier persona puede llevar a cabo esta actividad. 

No obstante, sí implica varios riesgos que no pueden ser ignorados. Por lo tanto, es necesario plantearse si una persona con TDAH está en condiciones de ejecutar esta actividad.  

A continuación, abordaremos este tema con la intención de aclarar la mayor cantidad de dudas que nos sean posibles. Si padeces esta condición y quieres conducir o conoces a alguien en esta situación, quédate con nosotros.

Una persona con TDAH puede sacarse el carnet de conducir teniendo siempre presentes sus particularidades

Es importante que tengas siempre presente que conducir un coche en público es un acto que demanda mucha responsabilidad. Como mínimo, requiere de:  

  • Mucha atención

  • Control de estímulos múltiples y/o simultáneos, con la capacidad de descartar los menos sobresalientes

  • Autocontrol y autovigilancia

  • Planificación

  • Toma de decisiones

Todos estos son factores problemáticos en personas con TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad). No obstante, algunos estudios han demostrado que quienes lo tienen son capaces de reaccionar con más precisión a situaciones inesperadas o de alto riesgo

Por lo tanto, si trabajas en controlar y mejorar estos elementos, puedes sacarte el carnet de coche sin ningún tipo de inconvenientes. Incluso, podrás ser un conductor ejemplar, si así te lo propones. Incluso, la renovación de tu carnet de conducir TDAH será sencilla cuando así lo requieras. No descuides tu condición para que siempre seas apto tras del volante.

Consejos para aprender a conducir con TDAH

Ten en cuenta los siguientes consejos para que puedas aprender a conducir con TDAH:

1. Si estás con tratamiento consulta primero a tu especialista

La necesidad de conducir no debe ser un motivo que justifique dejar el tratamiento indicado. Lo recomendable es solicitar al especialistas las indicaciones pertinentes al caso, teniendo en cuenta tu caso particular. 

Esto es esencial. Recuerda que algunos medicamentos pueden tener efectos secundarios que repercuten en las habilidades y reflejos necesarios para la conducción. Esto incluye estar calmado y, a la vez, mantenerse alerta.

Lo ideal es que, al conducir, te encuentres bajo los efectos del tratamiento prescrito por el especialista, siempre que no implique ningún tipo de riesgos.

2. Toma conciencia de que tienes que alejar todas las distracciones

Es imperativo que, mientras conduzcas, evites cualquier elemento distractor a tu alrededor. Por ejemplo, evita a toda costa el uso del móvil mientras conduces. Por ninguna razón envíes mensajes de texto o uses aplicaciones como Instagram o Twitter mientras conduces.  

Incluso, descarta atender llamadas telefónicas, aunque sea mediante el uso de dispositivos de manos libres. En cuanto al GPS, lo recomendable es que lo programes al modo de voz, para que no debas ver la pantalla y quites tu atención de la vía.  

No instales pantallas de vídeo en la zona frontal del vehículo, ya que estos dispositivos son elementos altamente distractores. Igualmente, procura no cambiar de estación de radio o de lista de reproducción mientras conduces. 

Mantén el volumen de tu música en un nivel que te permita percibir los ruidos externos que puedan alertarte de alguna situación irregular.

No consultes mapas, no ingieras alimentos, ni fumes al conducir. Si necesitas o deseas realizar alguna de estas actividades, detén el coche y cuando estés listo, retoma el camino

3. Evita conducir estando enfadado

Cuando conduces debes mantener la calma para poder tener claridad de pensamiento al momento que debas reaccionar ante alguna situación inesperada al volante. Si estás enfadado, se incrementa tu tendencia a las reacciones agresivas. 

Asimismo, tu mente está alterada y esto puede llevarte a tomar decisiones inconvenientes o incorrectas. Todo esto puede derivar en accidentes perjudiciales para ti, tus acompañantes y para otras personas que resulten involucradas. 

TDAH y el carnet de conducir: aspectos a tener en cuenta

A todos los factores normales que afectan a una persona al tramitar el carnet de conducir hay que sumarles los del TDAH, para aquellos que lo presentan. Una persona con TDAH puede sacarse el carnet de conducir, y aquí te mencionamos lo que debe tener presente: 

El riesgo de sufrir un accidente en los adultos jóvenes con TDAH es mucho mayor

Estadísticamente, quienes tienen TDAH tienden más a sufrir accidentes de tráfico que aquellos que no lo padecen. Varios estudios así lo señalan, por lo que no debes pasar por alto esta información, especialmente en conductores noveles

Es bueno maximizar el tiempo de práctica supervisada

Las habilidades y destrezas se afianzan con la práctica. Por tal razón, es necesario que realices la mayor cantidad de prácticas posibles, en compañía de otra persona. Si eres un adulto joven (entre 18 y 25 años) hazlo en compañía de tus padres, preferiblemente. 

Por otra parte, no permitas que el miedo o el nerviosismo te dominen. Usa las prácticas para ganar confianza al volante. Prueba primero con trayectos cortos y poco a poco ve alargando la distancia.  

Practica maniobras como cambiar de canal, estacionar, ir de retroceso, tomar curvas, etc. Haz énfasis en aquello que más difícil te resulte

Conviene repasar las normas de conducir para siempre tenerlas presentes

Para que puedas adquirir un estilo de conducir adecuado o puedas obtener el carnet a1 de moto, es importante que conozcas al dedillo las normas de tráfico. Para esto, debes repasarlas con frecuencia en tu día a día y no solo para aprobar la prueba de conducción.

Mantén muy lejos cualquier dispositivo electrónico

Los dispositivos electrónicos como móviles, pantallas de vídeo y etéreos estruendosos y con luces llamativas son factores que dificultan la concentración. 

Mantente enfocado en la conducción colocando estos dispositivos en la guantera. También puedes poner el móvil en modo silencioso. Cuando el momento sea propicio, podrás revisar mensajes y llamadas pendientes. 

Elegir vehículos con buenos sistemas de seguridad 

Al conducir, la seguridad es lo primordial y esto es importante tenerlo muy claro. Por lo tanto, si tienes TDAH lo mejor es que conduzcas un vehículo que te ofrezca excelentes prestaciones en esta materia.  

Los más convenientes para ti son aquellos coches equipados con frenos antibloqueo, detector de colisiones trasero y frontal, bolsas de aire, neumáticos con magnífico agarre y luces frontales de alto alcance. 

Recuerda que es necesario que antes de conducir hayas disfrutado de un buen sueño y que no debes excederte de las dos horas de conducción continuas. Tras ese tiempo, tómate un descanso para distraer la mente y librarla del estado de alerta sostenido que exige esta tarea.   

Tu experiencia en este sitio será mejorada con el uso de cookies.
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si estás de acuerdo, haz clic en el botón Aceptar.