schedule

29.10.2021

SHARE

Trucos para conducir coche automático por primera vez

Conducir por primera vez un coche se considera una experiencia muy emocionante y a la vez abrumadora. Además, si te has decidido por un vehículo automático el proceso es un poco más sencillo.

Conducir por primera vez un coche se considera una experiencia muy emocionante y a la vez abrumadora. Además, si te has decidido por un vehículo automático el proceso es un poco más sencillo.

Si ya sabes conducir con la transmisión manual pero te estás planteando la idea de cambiar a la versión automática, ya tienes un buen camino adelantado. Indistintamente de cual sea tu experiencia previa, aquí encontrarás los mejores trucos para conducir un coche automático por primera vez

Cómo conducir un coche automático. Aprende con nuestros trucos y consejos

Aprender a conducir puede resultar algo muy sencillo para algunas personas pero no tanto para otras. Sincronizar todos los movimientos y controlar un vehículo de manera correcta es un asunto serio que implica desarrollar diversas destrezas y la máxima coordinación.

En estos casos, una solución que resulta muy útil consiste en realizar las prácticas iniciales en un vehículo automático. De esta manera, podrás sacarte tu carnet b licencia de conducir sin muchas complicaciones. Olvídate de los cambios manuales y deja que el coche te ayude.

No obstante, si ya eres todo un experto de la conducción con marchas pero ahora quieres apuntarte a la transmisión opuesta, debes procesar ciertos cambios para adaptarte a este tipo de dirección. A continuación, encontrarás una guía práctica para conducir un coche automático, sigue leyendo.

1. Colocar bien los espejos y el asiento

Tener una postura idónea frente al volante es un aspecto básico. Recuerda que mientras conduces debes estar atento a todo lo que se encuentra a tú alrededor. Cada elemento que ha sido colocado en el vehículo cumple una función importante, en especial los espejos y el asiento.

Asegúrate de ajustarlos de manera correcta antes de iniciar la marcha. Sigue estas orientaciones esenciales:

  • Adapta el asiento. La forma más simple de hacerlo es sentándote con total normalidad y posicionarlo de manera que puedas alcanzar los pedales. Comprueba que puedes pisar el freno hasta el fondo, sin que sea necesario flexionar demasiado las rodillas. Lo mismo aplica respecto a la sujeción del volante.

  • Centra el retrovisor de forma que puedas visualizar el panorama completo a través del cristal trasero.

  • Para completar el campo de visión hay que ajustar los espejos laterales. La idea consiste en eliminar los puntos ciegos y colocarlos de forma que te permita observar los otros vehículos y objetos que hay en el exterior.

2. Habituarse con los pedales

Los vehículos automáticos tienen únicamente 2 pedales: el freno situado en el lado izquierdo y el acelerador en el lado derecho, contrario a los de tipo manual que también cuentan con el embrague.

Si ya has conducido de manera manual, un fallo muy común es pisar de forma instintiva con el pie izquierdo el pedal del freno como si fuera el embrague. Intenta colocar el pie izquierdo en el reposapiés y hacer uso únicamente del pie derecho para acelerar y frenar. Poco a poco te irás acostumbrando.

3. Cambio de marchas automático letras y posiciones

La palanca de cambios de los vehículos de transmisión automática varía de acuerdo al modelo, aunque por lo general tienen 4 funciones principales:

  • P – Parqueo o estacionamiento: Esta función bloquea en su totalidad los engranajes para detener el vehículo. Dicha posición se utiliza para inmovilizarlo o aparcar. Colócalo en P antes de encender y apagar el motor.

  • R – Retroceso: Permite retroceder o marchar hacia atrás, conocido también como reverse.

  • N – Neutral: Equivale al punto muerto en un coche manual. Con frecuencia se utiliza para mantener ciertas funciones activas con el motor encendido en paradas breves, atascos o semáforos. En este particular se recomienda utilizar el pedal del freno o el freno de mano para evitar que el vehículo avance.

  • D – Avanzar: Conocida como drive o marcha hacia adelante. Esta es la posición para conducir. Al incrementar la velocidad el automóvil realizará los cambios automáticamente a la segunda marcha y siguientes. Algunos modelos incluyen la letra S para una conducción más dinámica.

¿Cómo arrancar un coche automático?

Para arrancarlo de la manera correcta mantén el pedal del freno presionado. Cambia la posición de la palanca a D y suelta el freno de mano. De inmediato, el vehículo empezará a desplazarse, acelera poco a poco para conseguir la velocidad requerida.

¿El coche automático cómo funciona?

Para saber cómo usar un coche automático debes familiarizarte con todos sus componentes y funcionalidades. No necesitas elegir el tipo de marcha, solo debes presionar el acelerador y él se encargará de realizar los cambios.

La potencia está determinada según la presión que apliques al pedal del acelerador. Ten en cuenta estos consejos para conducir un coche automático de manera óptima:

  • Los cambios de P a D o de D a R solo deben ser llevados a cabo en posición de parado. Hacer cambios bruscos en pleno desplazamiento implica un mayor estrés de los componentes de la transmisión y desgaste prematuro de los mismos.

  • Asegúrate de realizar el mantenimiento preventivo cuando corresponda para que todas las piezas del engranaje estén bien lubricadas.

  • Utiliza la posición N cuando el vehículo sea remolcado. De esta manera, evitas que se produzcan daños en la transmisión.

  • Siempre realiza aceleraciones suaves para que tu conducción sea agradable y eficiente.

Arrancar y aparcar coche automático en pendiente

Un aspecto fundamental para arrancar y aparcar el coche automático en pendiente consiste en usar adecuadamente le freno de mano. Presta atención a estas recomendaciones básicas para un adecuado aparcado:

  • Paraliza el vehículo y coloca el freno de mano.

  • Cambia la palanca a P y gira los neumáticos, según sea necesario, cerca del bordillo.

  • En pendientes pronunciadas resulta muy útil añadir algún obstáculo en los neumáticos como medida de seguridad.

Conducir un coche automático en subidas y bajadas significa que debes cuidar diversas variables. Encuentra la marcha adecuada, aprovecha el impulso de las bajadas para hacer un uso más eficiente del combustible y utiliza el freno solo cuando sea necesario.

Asimismo, en todo momento mantén una distancia prudencial respecto a otros vehículos. Esta acción preventiva te dará tiempo para controlar mejor cualquier situación.

Tu experiencia en este sitio será mejorada con el uso de cookies.
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si estás de acuerdo, haz clic en el botón Aceptar.